2.9.18

Me compre un cuaderno

Me compre un cuaderno para hablarle de vos y lo llene de palabras sin sentido.
Queria contarle un monton de cosas hermosas, pero termine mojando las hojas con el llanto que te provoca el capricho.
Me compre un cuaderno para hablarle de vos. Le queria contar que extraño las risas, los desvarios, la complicidad. Pero nada de eso fue real, porque todo lo que le queria contar, solo paso en mi imaginacion. El baile de la idealizacion, un sueño, una sensacion. La golosina de despues de cenar.
Me compre un cuaderno para hablarle de vos y, cuando llego la hora de escribir, me di cuenta que no tenia nada para contarle, porque no existis. Soy solo yo, sintiendo cosas por un holograma, por un fantasma. Por nadie.
Me compre un cuaderno para hablarle de vos, pero termine hablandole de mi.
Gracias.

13.8.18

Parche en el ojo.


El pirata se huele a lo lejos.
Apesta a palabrerio barato. Te engalana con frases simpaticas y gustos compartidos.
Va de puerto en puerto buscando un poco de amor, sabiendo que siempre va a regresar al mismo lugar. Y esta bien. Esta muy bien. Porque, sus amores de temporada y el, saben que es efimero. Saben que tiene un principio y un final. No se busca exclusividad, nadie termina con el corazon roto.
El problema comienza cuando el pirata no se revela como tal y te miente, repetidamente, consistentemente, te miente. Te tiene y no te suelta. Le crees, dejas que te manipule las emociones. Le crees. Hasta que un dia, dejas de creerle y pasas a ver la realidad.
"No me extraña viniendo de el" te dicen. "El es asi, hace las cosas asi" Y si, un poco te decepcionas.
No con el, con vos, porque en el fondo, siempre supiste que era un pirata.

10.8.18

Linger


No fue el sabor de sus labios, ni el recuerdo de su rostro. No fue el sonido de su voz.
Fue su aroma. Su esencia sobrevolando el ambiente.
Tomar una bocanada de aire en el medio de una nube de humo y encontrarlo ahi.

No sos vos.


Soy yo y mis ganas de idealizarte.
Correte, callate.
Desnaturaliza tu nombre de mis conversaciones.
Convertite en esa imagen lejana que prefiero. O no. Pero ¿acaso tengo opcion?
Soy yo, que prefiero pensar que tengo el control y no lo tengo.
Soy yo, que me enojo y perdono sola. Que me rompo y me arreglo sola.
Soy yo, que en realidad soy invisible.
Pero, quedate tranquilo, no sos vos.